Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas

Oficina de Comunicaciones y Relaciones Públicas.

Nuestra Gente

Jorge William Guerra M.

Enviado por Carlos Alberto Muñoz Henao el 22/2/2016 10:00:00 (3645 Lecturas)
NG16.jpg
¿QUIÉN ES?

Nació en Salgar (Antioquia) el 26 de octubre de 1954. Fue el segundo de 10 hijos. Desde niño le encantó el estudio, donde nació su vocación de maestro, la que recibió del esposo de una tía y de su mejor maestro en el grado 5º de básica primaria.

Inició como docente de la educación pública en una vereda del municipio de Anorí (Antioquia) en el año 1974. En la educación privada ha laborado a partir del año 1981 y desde 1995 en la Fundación Universitaria Luis Amigó, hasta la fecha, cumpliendo así, 42 años de ser maestro.    

Se caracteriza por ser espiritual, responsable, amable, fiel, respetuoso, colaborador, exigente y de buenas relaciones interpersonales. Considera su gran defecto la impaciencia con las personas prepotentes, mentirosas o irresponsables. Concluye, además, que su aspecto a mejorar es el exceso de seriedad al tratar a las  personas.
 
En esencia se define como una persona fiel, responsable, dispuesto a servir a los demás y solidario, especialmente con sus familiares y amigos.
 
Su gran pasión ha sido, es y seguirá siendo, la preparación académica.

¿QUÉ QUIERE?

Indiscutiblemente, como siempre, seguir siendo un apoyo espiritual, intelectual y económico para su familia. Anhela ver a sus hijos y “niethijos” como profesionales felices y dedicarse en sus años maduros  a la producción intelectual para contribuir con sus reflexiones a la formación de otros maestros.  

¿QUÉ LO HACE VIBRAR?

Lo conmueve, las dificultades de las personas para sobrevivir y poder superarse; lo hace sentir bien el ser solidario y cumplir a cabalidad las responsabilidades asumidas; lo hace sonreír el nieto de 2 años con su jerga y los cuenta-chistes. 

¿PARA DÓNDE VA?

En un futuro se ve compartiendo con su familia y plasmando su formación y experiencias en lecciones de vida para otros maestros que continúan su proceso de formación. “Todo me lo han dado los años y la dedicación a lo que me he propuesto, mi alma no alberga resentimientos y odios, sólo satisfacciones”, concluye.

Así mismo agradece a todos  los miembros de la familia Amigoniana por su acogida, ayuda y apoyo en su desempeño personal y profesional: “que Dios siga bendiciendo la Institución que ha sido mi hogar por más de 20 años, llenos de aprendizajes y satisfacciones”.

DE ÉL DICEN QUÉ…

Paula Posada, Coordinadora del Departamento de Gestión Humana lo describe como un ser íntegro, que se distingue por el respeto, la solidaridad, la orientación al servicio y la responsabilidad. Representa lo que es ser maestro de vocación, quien desde donde se encuentre, siempre tiene disponibilidad para ayudar a otros, sin la pretensión nunca de figurar.