Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo
Publicado por Cmunoz el 22/3/2020 (3696 lecturas)

Comunicado No. 6

 banner_6.png

Universidad Católica Luis Amigó
Rectoría General

Medellín, 22 de marzo de 2020

Comunicado N° 06

EN LA ADVERSIDAD, TAMBIÉN HAY UNA GRAN OPORTUNIDAD

Además de lo que los directivos académicos (Decanos y Directores) han propuesto para no desconectarse y continuar con su ejercicio educativo por las mediaciones que ustedes ya conocen y que seguramente ha sido un asunto de aprendizaje para todos, es momento de agradecer y comprender lo que esta coyuntura ha traído para nuestras vidas.

A pesar de las dificultades que han podido surgir en el camino en la implementación de este nuevo modelo educativo que adoptó herramientas para el aprendizaje en casa, también hemos recibido reportes, en su mayoría muy positivos, donde el encuentro con el otro se ha hecho, a pesar de las distancias virtuales, más humano, de ayuda, de entendimiento, de comprensión, de solidaridad, y cuya comunicación estudiante/profesor ha sido oportuna y responsable.

Quiero saludar de modo fraterno al profesor padre, al profesor hijo, al profesor pareja, al profesor tío... como también al estudiante padre, estudiante hijo, estudiante pareja, estudiante tío… y a usted administrativo gracias porque también se encuentra en alguno de estos roles en la familia; los saludo porque son ustedes dos (profesor / estudiante) que en su rol definido, el primero acompaña procesos de formación y el segundo está en proceso de formación pero que ambos están construyendo un tejido social como los protagonistas que son para que el resultado sea bello, estético, criticó y ético (como lo enuncia nuestra Misión Institucional).

Quiero pasar a invitar a los integrantes de la comunidad amigoniana en la Universidad Católica Luis Amigó para que todos aportemos, usted profesor, usted estudiante, usted administrativo desde nuestro carácter misional, que invita a dignificar la humanidad y esto se hace tanto en cuanto cada uno reconozca su valor como persona, el valor del otro como persona y ubicarnos en un principio de realidad.

Un principio de realidad y el valor humanizante que nos hace indagar para descubrir que sólo es este el presente que se está viviendo "tal vez por la coyuntura" para que entre todos pongamos de nuestra parte y marquemos la diferencia; la marcamos hoy en casa y por estas semanas, allí se da el encuentro natural/vital que tenemos con los que estamos bajo ese techo.

Muchos quizás estamos lejos de nuestros seres queridos y con los que quisiéramos estar hoy pero el “otro” hoy también es familia, es vital para que usted aporte/ayude, para que yo aporte/ayude y de esa manera ya vamos ganando. Todos ponemos.

Un presente que es para darle gracias a la Vida por lo que nos ha dado, a Dios porque ha sido importante en nuestra historia y porque hoy el encargo social es que nuestra actitud sea solidaria, abierta, incondicional y reconocer el valor del otro porque en todos nosotros hay humanidad y debemos avanzar en despliegue de ella.

Que frente a tanta información seamos cada uno el primer filtro para que al menos nos quedemos “con lo que lleva a realizar remedios caseros” y que otras cosas que son de gran cuestionamiento (en esas informaciones) y que muchos no lo sabemos. Que lo primero que percibimos son consciencias desequilibradas por intereses particulares… que esa información no nos lleve a desgastarnos y que pueda opacar el horizonte; entendamos que somos uno con el otro pero también somos ambos la multiplicación de una sociedad de avanzada, de principios, de actitudes fraternas... es la hora de volcar la mirada y de no mirar a ver que está haciendo el otro por el mundo sino más bien de preguntarme ¿qué estoy haciendo por el mundo?

Solo deseo en este momento que cada uno de ustedes que está leyendo estas líneas esté bien, que el “posible miedo” nos impulse a surcar tejidos más humanos y que la vida presente nos haga fuertes para enfrentar y afrontar realidades, pero en comunidad, en fraternidad.

Recordemos que el asumir el aislamiento con un corazón y una mente libre nos hará ver más allá, si hay lágrimas que sean bienvenidas porque también nos ha de limpiar la mente, el corazón y así poder suspirar profundo.

Mis deseos de bienestar para usted amigoniano, para sus familias y seres queridos.

Recordemos que nos esperan en el mundo para vivir el mundo, porque hoy tenemos más tiempo que nunca para disfrutarlo con los demás -el que está a su lado- como se dice por ahí "Tal vez cuando volvamos a caminar, caminemos más despacio, más cercanos, más humildes, más humanos", de veras que esto es una Oportunidad.

Fraternalmente,

Padre Carlos Enrique Cardona Quiceno
Rector General