¿Para qué la Verdad?

“Pero cuando nos tocó sentarnos en un auditorio con 500 o más víctimas en todo el país, fue difícil. Sentí un temor terrible en medio que las víctimas. Me señalaban; o de pronto un temor de mi propia cobardía para decir la verdad”, fueron las palabras de Iván Roberto Duque, exintegrante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) durante el conversatorio que se desarrolló esta semana que culmina en la Casa de la Memoria, organizado por La Oreja Roja y Periodismo de Verdad, cuyo tema central fue ¿Para qué la verdad?

Por: Mateo Laverde

Una pregunta que tiene innumerables respuestas como la totalidad de los habitantes de este país. Permitió que distintas personalidades, víctimas y victimarios se reunieran en un espacio de reconciliación para dialogar un rato sobre esos sucesos que trastornaron la historia de este país y afectaron a las poblaciones más vulnerables.

También los guerrilleros

Otro de los asistentes fue Pastor Álape, exguerrillero de las Farc, quien en su primera intervención pidió perdón a la exsecuestrada Clara Rojas, que también participó de esta charla, por todo el daño que le provocaron. Manifestó que cuando se enfiló en la guerrilla su corazón iba lleno de odio, pero que ahora “ha sanado y está dispuesto a decir la verdad; esa es la decisión de las Farc”, concluyó Pastor Álape.

Esta verdad no puede tener percances ni ser a medias y debe asegurarle a las víctimas que todos los procesos que se han venido desarrollando en la Comisión de la Verdad, Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, y la Unidad de Búsquedas de Personas, dadas por desaparecidas; será transparente y permitirá resultados claves para que se puedan esclarecer todos los hechos que ocurrieron.

Ante esto, Clara Rojas, en declaraciones a Sextante Digital, admitió que puede ser difícil decirles a las víctimas quiénes fueron concretamente los victimaros, pero que en cualquier momento llegará esa verdad. Asimismo, “yo pienso que es un trabajo de ciudadanía; necesitamos un gran apoyo para poder exigir una explicación concreta. Esto es un trabajo de todos como ciudadanos”, aseguró.

Por otra parte, Consuelo Arbeláez, exintegrante de la Unión Patriótica, sostuvo que los procedimientos de los diferentes organismos están muy claros, pero las víctimas están pendientes porque piensan que algunos son inciertos, debido a que “no se está identificando la responsabilidad desde el Estado, o sea, los autores intelectuales están quietos mientras confiesan quienes tuvieron que ver” explicó. Igualmente resalta a las víctimas en la lucha para que el papel político se cumpla acorde con la ley, pues “en la Corte Suprema de Justicia hay elementos que no pueden trabajar a conciencia porque el poder del Estado tiene sus tentáculos en distintos organismos”, advirtió Arbeláez.

Por esa razón, Iván Roberto Duque, exparamilitrar, ratificó ante este medio que “es necesario entonces, si es del caso, acudir a entes internacionales para que a través de la intervención de esas instancias se pueda dar a la publicidad una cantidad enorme de material que reposa la verdad sobre lo que ocurrió en Colombia y que aun la justicia no divulga, no sé por qué intereses o demás”.

Del mismo modo, Pastor Álape, preguntado por Sextante Digital agregó: “lo que tenemos es que movilizarnos para garantizar el funcionamiento de esas instituciones establecidas para la paz. En el caso de las Farc tenemos toda la disposición”.

Finalmente, para responder a la pregunta que se planteó como eje central de la charla, todas las partes deben estar dispuestas a trabajar en conjunto para conocer la verdad de cada uno de los acontecimientos; como también, contar con el apoyo del Estado. Esto es indispensable para que cada una de las investigaciones que los diferentes entes están realizando no se vean interferidas por algunos intereses políticos y personales que no permiten que se esclarezcan los hechos y dar claridad a esas incógnitas que hace años se intentan resolver.