:.: Sextante :.:
Medellin, Mayo de 2006 <> Fundación Universitaria Luis Amigó <> Facultad de Comunicación Social <> Octava edición
:.: Angel :.:
Fotografía: Hernán Posada

 

:.: Angeles :.:
Por Santiago Olivares Tobón

A los extraños y complejos rituales de la llamada “nueva era” ya les llegó uno nuevo: la invocación de los ángeles. Una burocracia compleja, rodeada de misterios y trucos que, se supone, es la asesoría metafísica para llegar al darma. Si entiende.

En un cuarto oscuro, con cortinas rojas, apenas alumbrado por la luz de cinco o seis velas. El ambiente está impregnado del olor a incienso. De algún lugar sale música de la Nueva Era.
Las velas están cerca de media docena de imágenes de yeso y madera que representan al Divino Niño, a la Virgen María y a otros santos. El ambiente tensiona a los visitantes que nunca llegan por coincidencia si no por necesidad, es que van a pedir algo. Se busca invocar a unos seres que, históricamente, se conocen como los mensajeros de Dios: son los ángeles.
Estos seres que se han encargado de ofrecer protección y ayuda a las personas, son invocados para buscar una respuesta espiritual o la solución de sus problemas.
La Invocación de los Ángeles –el ritual del que se los rodea-, al igual que la Astrología u otras prácticas de la llamada Nueva Era. La metafísica, la quiromancia, la astrología, las lecturas ocultas y otras experiencias han ido ganando adeptos en Medellín.
La invocación de los ángeles, por casualidad o azar, se hace en sitios que están ubicados en el centro de la ciudad. A esos espacios concurren de cuatro a ocho personas cada día, buscando a los expertos o médium, para que dirija el ritual.

Invocación
Los médium son personas dedicadas a la invocación de espíritus, en este caso de los ángeles. Estos adecuan su lugar de trabajo con elementos que, según su consideración, son necesarios para proporcionar al invocante la tranquilidad necesaria para cumplir su ritual con éxito. Ahí sí, comienza el ritual. Pero cada médium tiene su proceso particular para efectuarlo.
Por ejemplo, Marta Pérez distribuye su tiempo entre la docencia y las prácticas de este ritual durante la semana, porque, además, cada ángel tiene su día y su hora. Marta trabaja en su apartamento del edificio Nueva Galicia. La invocación cuesta 40 mil pesos por persona en cada sesión, individual o colectiva.
Este lugar es acondicionado con incienso, velas e imágenes sagradas. El médium y, a veces, los “clientes” deben vestir ropas de determinados colores porque “eso facilita la invocación o la apertura de chakras”, explican los expertos.
Todo esto, dicen personajes como el profesor Ray –Gonzalo Antonio Raigoza es su nombre de pila-, con el fin de proporcionarle la mayor paz posible a quien desea realizar el rito.
Marta, por su parte, explica la premisa necesaria para lograr la invocación de los ángeles:
“Para hacer una correcta invocación se requiere tener una preparación física y mental previa a la sesión. También son necesarios días y horas determinados para tener contacto con el ángel de cada persona; además, no puede irse por simple curiosidad. Si no se cumple con estos requisitos, se tendrá muchos obstáculos para llegar a los ángeles y puede llegar a ocurrir que no se obtengan los resultados deseados”.

Los ángeles en la historia

Los ángeles tienen origen en el imperio Persa, cuando los seres que llevaban las buenas noticias al pueblo eran personificados con alas, aureola y rodeados de luz.
Posteriormente, en el Medioevo, éstos tomaron mucha fuerza, debido a que el tema prioritario en las grandes universidades de Europa fue la discusión angeológica. De allí nació su jerarquización.
Desde el punto de vista etimológico, el nombre ángel en la tradición hebrea antigua es Malakh-Yahvé, que significa el mensajero del señor; éste es referenciado en el Antiguo Testamento. Ángel, como tal, proviene del griego “Angelos” y significa mensajero; aparece así en el Nuevo Testamento.

Ángeles y esoterismo
Por su parte, el profesor Ray tiene su consultorio en el parque de Boston, oriente de Medellín. Allí, además de invocaciones a los ángeles, efectúa rituales esotéricos como la interpretación del vaso de agua o la lectura del tarot.
“Para comenzar, se invoca el ángel o el arcángel de ese día y se hace un ritual especial con la luz, con la vela, con el sahumerio y con las esencias especiales, que varían de acuerdo con la petición. Por ejemplo, si usted va a pedir por un carro se necesitan las esencias del dinero y del amor, las cuales son vendidas en mi establecimiento. Posteriormente, cada persona hace el pedido con quien llegó a realizar el contacto”, explica.
Uno de los recursos más importantes para la invocación es la música. Según Marta, “ésta es otro medio de invocación gracias a que permite encontrarle a cada ser humano su frecuencia armónica, es decir, un punto vibratorio que genera compatibilidad con las canciones. Allí se determina el porqué a la gente le gusta un género musical y otro le genera malestares”.

Tienen jerarquía
Los ángeles son invocados de acuerdo con su jerarquía, o falange, según los médium.
En la primera jerarquía se encuentran los Serafines; los ángeles que mantienen a salvo el secreto de la creación de fuerzas oscuras.
En la siguiente están los Querubines y están pendientes de adelantar el proceso evolutivo de los espíritus a través de medios como la tecnología y la ciencia.
La tercera son los Tronos, cuya misión es proclamar la grandeza de Dios y estar en los procesos de karma (castigos) y darma (beneficios); además controlan el tiempo y el espacio.
Una falange después están las Dominaciones, que delimitan el lugar en el cual se van a desarrollar los acontecimientos y crean leyes dinámicas y físicas para que pueda ser posible. Con ellos todo el universo está sincronizado y en actividad.
Las Potencias o Potestades son la quinta falange y se encargan de regular las leyes y la moral; proporcionan la energía corporal a los seres vivos y delimitan el tiempo que dispondrán de ella.
La sexta jerarquía está compuesta por las Virtudes, que controlan la manifestación de los talentos en la música, el arte y la medicina.
Los Principados, ubicados en la séptima falange, ordenan con armonía el gobierno de cada planeta en los asuntos políticos. Se conocen como los integradores y gobiernan los procesos de asociaciones o uniones sean comerciales o conyugales.
A los Arcángeles se les cataloga como los oficiales del Cielo, los jefes del ejército de Dios. Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel son los mensajeros divinos en todo el universo.
Los Ángeles son la última jerarquía y están clasificados en dos grupos: los constructores y los custodios. Los primeros controlan todo lo referente al espíritu, el éter y los cuatro elementos básicos de la vida (agua, tierra, aire y fuego), mientras que los segundos se ocupan del ser humano y de la naturaleza.

Invocación casera
Los rituales de invocación no sólo pueden hechos a través de médium. También es posible en la casa. La revista “Ángeles, un despertar espiritual”, escrita por Julián Vallejo, explica que éste se puede hacer con el nombre de cada persona, la fecha de nacimiento y el signo zodiacal.
El primero determina el ángel guardián y los aspectos en los cuales éste lo ayuda a mejorar. El segundo, la protección que proporciona el ángel, y el tercero los arcángeles.
Por ejemplo, si alguien se llama Natalia, su ángel guardián es Mumiah, quien ayuda a evitar el despilfarro de dinero y la manipulación de los sentimientos de las personas. Si nació el 18 de octubre, su ángel es Hahahel, quien se encargará de proveerla de tranquilidad espiritual. Por medio de su signo zodiacal, en este caso, Libra, sus arcángeles son Anaél y Uriel.
Alguien que realiza invocaciones caseras es Juan Fernando Villa, quien vivió la experiencia y, posteriormente, empezó a hacerlo con la intención de mejorar la vida de las personas que anhelaban conocer el rito y no tenían el dinero para practicarlo. Villa descubrió en la práctica cosas que nunca había imaginado. “Cualquier persona puede invocarlos, indiferente de que sean buenas o malas personas. El problema es que los resultados se les dan a aquellos que los merecen. Esto también depende de los propósitos que se tengan, ya que estos pueden ser invocados para beneficios individuales o para bienestar de otras personas”, explica este nuevo “angeólogo”.
La invocación de los ángeles tiene diferentes finalidades, dependiendo de la necesidad del momento. Éstas pueden ser interpretadas de distintas maneras según quien los invoca.
Según el profesor Ray, “la invocación sirve para hacer sanación, liberación de espíritu, cambios de energía y para proteger a una persona de algún mal”.
Ambos, sin embargo, advierten: estos rituales no ligan al ser amado ni ganan fortunas ni nada que produzca la brujería. Marta Pérez expresa que “no se predice el futuro ni se solucionan los problemas de la vida. Se busca dar la información de la misión de la persona a quien se le invoca”.
“La invocación me sirvió para tres cosas: encontrarme conmigo mismo, armonizar mi energía y encontrar el camino correcto en mi vida”, completa, por su parte, Juan Fernando Villa.

Pensamiento de la Iglesia
No obstante, la Iglesia Católica se opone a la práctica de éste ritual. El sacerdote Edward Andrés Posada, vicario de la parroquia de San Vicente de Paúl y docente de Teología en la Universidad Pontificia Bolivariana, señala que “la invocación de los ángeles nos ha distraído del pensamiento de Dios como padre”.
“La reflexión de los ángeles tiene que estar supeditada a la reflexión de Dios. No son el centro de la fe. Uno podría construir la fe cristiana con o sin ángeles porque no hacen parte de la esencialidad del cristianismo”, añade el padre Posada.
Sobre el objetivo primordial de la invocación de los ángeles, que es descubrir la misión en la vida de cada persona, agrega el sacerdote que “saber cuál es nuestra misión en la vida implica un eterno viaje a la vida interior, la cual se consigue con base en diferentes sacrificios”.
Sin embargo, para muchos la invocación resultó ser su propia solución, una práctica que, en todo caso, siempre se va a mantener como una opción personal de quien cree que no encontró respuestas donde muchos otros sí lo hicieron. Allá cada cual con su ángel.
Contactenos en: sextante@funlam.edu.co <> Mapa del sitio <> E-mails <> Copyright 2006