Medellin, Noviembre de 2005 <> Fundación Universitaria Luis Amigó <> Facultad de Comunicación Social <> Séptima edición
:.: Lleras :.:
Fotografía: Mayerlín Sandoval

 

:.: Lleras :.:
Por Elízabeth Duque Aristizábal

“Con el decreto 1583 de 2005, el cual, restringe el expendio, la venta, el porte y el consumo de bebidas alcohólicas en las vías y parques públicos comprendidos entre las carreras 36 a la 42 del sector del Poblado. La medida afectó a los pequeños establecimientos y licoreras del sector”

El 27 de julio apareció publicada en la Gaceta Oficial del municipio de Medellín el decreto 1583 de 2005, el cual restringe el expendio, la venta, el porte y el consumo de bebidas alcohólicas en las vías y parques públicos comprendidos entre las carreras 36 a la 42 y entre la Quebrada La presidenta y la Calle 10A, del sector de El Poblado. La medida que fue tomada para contribuir con la sana convivencia ciudadana en el sector afectó inicialmente a los pequeños establecimientos y licoreras y, por extensión, a los demás negocios del sector.
El Parque Lleras, “uno de los lugares más sensibles del sector que cobija la medida” según Sara Escobar Mejía, ejecutiva de mercadeo de la Corporación Zona Rosa, ha sido también el más afectado económicamente como declara Aleida Sánchez, empleada de La tiendita del Lleras, licorera situada en el marco del Parque: “se acabó prácticamente el negocio, se sostiene pero ya no es rentable porque el lugar se murió, parece el parque fantasma, hasta el turismo se dañó, ahora toda la gente se está desplazando para Sabaneta”.
La Corporación Zona Rosa, creada con el objetivo de recuperar los espacios socio culturales de la zona, ha venido desarrollando un proceso conciliador con las entidades del Gobierno para beneficio de los comerciantes y residentes del sector, y en relación con la medida de la alcaldía ha encontrado ventajas y desventajas “las licoreras asociadas han reducido sus ventas; sin embargo, el problema de basuras está supremamente controlado, la probabilidad del consumo en menores de edad es reducido porque como sin cédula no pueden ingresar a los establecimientos ellos consumían en el Parque y entre la cantidad de personas que estaban en el lugar se camuflaban los vendedores de drogas”, explica Sara Escobar Mejía.
Luego de varios meses de la publicación del decreto la Inspección 14A, la cual dentro de su jurisdicción se encuentra el área del Parque Lleras, destaca que la medida ha servido también para controlar la venta y consumo de estupefacientes en el lugar, hecho del que está conciente y se “alegra” Aleida Sánchez. “Yo entiendo que eso le da buena imagen al lugar pero también hay que crear alternativas para quienes vivimos de La Tiendita del Lleras y de otras licoreras que no pertenecemos a la Corporación Zona Rosa, a la cual le favoreció el decreto”
“La medida no nos favorece porque la Corporación también tiene 9 licoreras inscritas” señala Sara Escobar Mejía, y agrega “además los bares y las discotecas se han perjudicado porque los muchachos se sentaban en el Parque a tomar una cerveza mientras decidían a que lugar entrar, era un punto de encuentro… en ningún momento nosotros promovimos el decreto, fue más bien una iniciativa de los residentes del sector quienes se encuentran muy cómodos con la decisión de la administración municipal”.
“La medida me pareció magnífica, yo pasaba un lunes por el Parque y la cantidad de vasos desechables era gigantesca, además, el sector se llenaba de un montón de gente extraña que hacía peligroso el lugar e intranquilizaba a los vecinos además el ruido hasta las 3:00 de la mañana se hacía más insoportable porque los muchachos abrían sus carros y encendían a volúmenes muy altos sus equipos” expresa Juan Guillermo Londoño, vecino del Parque Lleras.
No obstante, Santiago Mejía cliente del Lleras dice: “Yo sigo frecuentando el lugar pero es evidente que la cantidad de gente con la que vos te podías encontrar un jueves o un viernes era grandísima y eso le daba más ambiente al Lleras, además también era vacano tomarse unas chelas afuera …me imagino que las licoreras son las más perjudicadas”.
Para aminorar el problema de las licoreras inscritas en la Corporación Zona Rosa, los socios se reunieron y decidieron varias propuestas para presentar a la administración municipal como “el desalojo del parque después de las 12:00pm, contratar una persona que se encargue del reciclaje del Lleras después de la hora de cierre de los establecimientos, realizar una campaña educativa: 'No arrojes la basura… encéstala' para los visitantes de la zona, la cual estaría divulgándose por medio de afiches, volantes y medios de comunicación y un mayor control en la venta de licor a menores de edad” según acta Nº 45 de septiembre 16 de 2005.
“De este modo podrían verse beneficiadas también las licoreras y los demás establecimientos” acota Escobar Mejía y así mismo “atraer nuevamente a algunos clientes que se habían perdido; solo hay que esperar la decisión del Gobierno o las propuestas de su parte”.
Mientras los residentes de la Zona Rosa están mejorando su calidad de vida, la zona comercial ha sido la más afectada y ambos casos seguirán mejorando para los primeros y empeorando para los segundos puesto que el 25 de octubre se venció el permiso para extender el horario de rumba hasta las 3:00 de la mañana.

Artículos Relacionados
La Ciudad Sobre Ruedas, Un Espacio de Puertas y Ventanas
Catalina Zapata y Marjorie Zapata
Un Arma Menos, Son Muchas Vidas Más
Sandra Milena Herrera
Contactenos en: sextante@funlam.edu.co <> Copyright 2006