Ir a www.funlam.edu.co
Ir al Portal FUNLAM

Términos de uso


Ediciones: 2 | 3 | 4 |5 | 6 | 8

Espacio Público a la deriva

Por: Julieta Marín Trujillo

En la ciudad de Medellín se desarrollan continuos planes para mejorar la efectividad de los espacios públicos, sin embargo, la planeación de dichos proyectos aún no obedecen a la necesidad de los transeúntes por disfrutar actividades de ocio, limitando los procesos de articulación y apropiación de dichos espacios en la ciudad.”.

La actual administración del centro de Medellín está creando planes de desarrollo para la intervención en el mejoramiento de los espacios públicos, la articulación de parques y sitios de esparcimiento; cuenta con un inconveniente: en Medellín existen simulacros de espacios públicos, que no obedecen a un concepto claro de planeación y los proyectos asociados están sujetos a intereses no muy claros.

Una de las causas reside en un problema político, puesto que en un período administrativo se inician obras -como es el caso de la Plaza Cisneros-, no se concluyen y se deja un “gran legado” para el siguiente período, con las dificultades de siempre: pagar por incumplimiento de contrato de obra, o en el caso contrario, terminarla y así crear falsos procesos de articulación en la ciudad para los habitantes.

Estos procesos en relación con los parques no se han sabido articular: en Medellín no hay espacios para estar sentado y descansar, para detenerse un largo rato y observar; todo es de una velocidad tal que sigue obedeciendo a un criterio viejo de los antioqueños, que considera la calle para circular por ella, para ir rápido y para detenerse; se trata de utilizarla para ir a trabajar y para ir a la casa: “Callejear no es un tema que en Medellín sea bien visto por los paisas”, afirma Aníbal Córdoba, profesor honorífico de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín.

Los parques son para desplegar una actividad de ocio; pero en Medellín tenemos el concepto “pecaminoso” que desde hace mucho tiempo le atribuimos al ocio, y eso explica por qué los parques y los espacios públicos en Medellín no están programados o proyectados para disfrutarlos de la misma manera como lo hacen en otras ciudades del mundo; por esa razón, la mayoría de los ciudadanos no se los apropia y sí los aprovechan drogadictos y los indigentes, porque si alguien está ahí todo el tiempo, descansando, parado, mirando, genera inquietud incluso a los organismos de seguridad.

Concretamente, con el sitio del cual se está hablando, el profesor Aníbal Córdoba también afirma: “Cisneros es espectacular e incita a unas cosas; pero con semejante velocidad y semejante ruido que le imprime esa ´ arteria` que es nada más y nada menos que San Juan, ¿cómo queda el Parque de las Esculturas al lado de la obra de Peláez, la Plaza Cisneros?”

Con el fin de aprovechar, para el disfrute de la gente, tanto las creaciones arquitectónicas que existen, los restaurados edificios Vásquez y Carré en relación con la Biblioteca Temática y también con el trabajo del profesor Peláez, las astas de luz, prosigue el profesor Córdoba: “ Ahí veremos cómo interactúan tiempos y espacios distintos; ahí se cruzan todas las cosas, en un entreverado no adecuadamente resuelto, donde hay una división tan pesada que ni el trabajo de Luis Fernando Peláez lo ha podido resolver, y el problema radica en una vía supremamente congestionada: San Juan”. Y acerca de espacios estetizados convertidos en obras plásticas, el docente manifiesta que es una realidad dentro de una ciudad moderna. Las ciudades modernas hicieron espacios públicos bajo el concepto de hacer arte del público, para que la gente se lo apropiara como en el caso de la Plaza Botero.

La Plaza Cisneros dispone de varios elementos: modernidad, porque toda la construcción de La Alpujarra hacia el sur es moderna; allí no hay nada viejo, pues se derribaron edificaciones para construir nuevas, sobre todo hacia el sur “el mármol desafiando el tiempo”, y después aparece la posmodernidad, conservando el costado norte, regido por un concepto espacial, que ahora se piensa y se restaura más de acuerdo con la idea posmoderna de espacio público, claro que con un problema muy grande: es un espacio público para pasar por él, como todos los espacios en Medellín, considerando que San Juan, entre la Avenida Oriental y la Avenida Ferrocarril, incluye un pseudo- espacio público y se convierte en la gran “arteria” que divide dos momentos, es decir, contiene modernidad y posmodernidad.

¿Qué va a pasar con este nuevo parque?

Los transeúntes se toman los espacios en la semana, y el fin de semana, se lo toman, de por vida, personajes de la calidad de los que se toman el Parque Bolívar. En Medellín necesitamos espacios para que la gente ronde todo el tiempo… La Plaza Cisneros no va a modificar comportamientos de la manera como sí los modificó por donde muchos viajan. El Metro, a costa de una asepsia que está montada en pilones, casi en el aire, por donde muchos viajan.

Un transeunte comenta que “los ciudadanos estamos esperando que nos regalen espacios para el disfrute, para estar parados, para descansar, para estar haciendo nada en ellos, para hacer ejercicios o para charlar un rato, para perder la identidad, para dejar un rato de ser lo que todo el día somos”.

Pero eso no es todo: la actual administración en Medellín necesita organizar las dinámicas para generar procesos de cultura. En este sentido afirma Fernando Cortés, comunicador de la Gerencia del Centro de Medellín: “Existe una incongruencia de lo que son los procesos de construcción de ciudad porque ¿qué ponemos como centro?, ¿el objeto o el sujeto?”. El problema no radica en las astas de luz, pues Medellín no cuenta con un problema estético, ni artístico, ni técnico, sino con un problema político, que no ha permitido intervenir en la construcción de estrategias que generen coexistencia tanto en los ciudadanos como en la ciudad. Mientras tanto, los ciudadanos pueden manifestar, como siempre, “su opinión” por medio de su aporte económico, para que Medellín se convierta en un “monumento” a la modernidad, posmodernidad, o cualquier otro concepto momentáneo de sus gobernantes de turno.

 


INICIO ACTUALIDAD ANTIOQUIA CIUDAD CONTEMPORÁNEO CRÓNICA CULTURA INSTANTÁNEAS EDUCOMUNICACIÓN MÚSICA REPORTAJE SALUD REALIZACIÓN