Ir a www.funlam.edu.co
Ir al Portal FUNLAM

Términos de uso


Ediciones: 2 | 3 | 4 |5 | 6 | 8

LA MAGIA DE UN PLANETARIO

Por: Jenny Maritza Hernández

Inaugurado hace 20 años, el Planetario Municipal Jesús Emilio Ramírez vive, desde 2003, una segunda juventud. Muchos más proyectos, la vinculación de tecnología y el acercamiento con la comunidad son sus claves.

Un camino fascinante al mundo de la ciencia y la tecnología, que se abre para disfrutar una gran aventura en la construcción de figuras con las constelaciones y vislumbrarse por los pequeños fragmentos llamados estrellas, se pueden apreciar en el Planetario Municipal Jesús Emilio Ramírez, de Medellín.

Un espacio que sólo hace poco tiempo ha tenido el reconocimiento necesario de la ciudad, porque desde su recorrido como sitio cultural se ha visto de varias maneras en el abismo de su cierre temporal o absoluto.

Un sitio estratégico

El Planetario abrió sus puertas, por primera vez, el diez de octubre de 1984. Ese día se inauguraba en la ciudad el planetario más moderno en Latinoamérica, con instrumentos importados por el Municipio, desde la desaparecida Alemania Oriental e instalados en un sector estratégico, para complementar los sitios recreativos y educativos como el Parque Norte, el Jardín Botánico y la Universidad de Antioquia.

Desde entonces, bajo el domo estrellado de este espacio, han pasado más de un millón de visitantes, tanto niños como adultos, para apreciar el maravilloso mundo espacial.

“El objetivo primordial, desde hace 20 años, es despertar el sentido de lo extraordinario; que las personas aprecien la belleza del mundo representada desde cualquier elemento ya sea una estrella, una flor o un pájaro y que, de cierta manera, llegue a servir a gran cantidad de público en el aspecto técnico y educador”, dice Gabriel Jaime Gómez Carder, director de este espacio y quien ha luchado por reforzar su importancia, creando nuevos proyectos para los ciudadanos.

La historia no es fácil
Sin embargo, estas perspectivas que tenía el planetario en la ciudad no fueron suficientes para que ocupara un sitio de interés; en efecto, las personas casi siempre lo han visto como un lugar no apto para el entretenimiento y la diversión.

Ese fue uno de los primeros síntomas de fracaso con lo que se quería hacer en la ciudad, pues en el tiempo que ha estado en funcionamiento el Planetario se podría decir que pocas personas realmente conocen el interior de esa inmensa cúpula semiesférica.

A raíz de este hecho, se plantearon varias actividades con los establecimientos educativos vinculados a este espacio, reforzando de esta manera el interés en los niños para que participen en talleres y eventos motivados por el desarrollo tecnológico y una mutua estimulación por el amor a la naturaleza, la astronomía y la pasión por el conocimiento.

“Las actividades han estado muy vinculadas con la educación de los ciudadanos, donde se invita a que participen e ingresen a los talleres programados y para que logren tener los conceptos básicos y claros sobre la ciencia”, afirma Diego León Cataño, coordinador de las proyecciones del recinto.

El esfuerzo y los frutos
Hoy, estos esfuerzos colectivos han tenido sus frutos para sacarlo adelante contando, además, con la ayuda de la Alcaldía de Medellín.

Durante los últimos meses se ha observado una recuperación arquitectónica y simbólica del Planetario, con la entrada en servicio de “El Parque de los Deseos”.

Este parque y el Planetario se han convertido en piezas complementarias de un espacio que antes estaba desperdiciado para la ciudad, brindando una gran inversión en términos de espacio público y de calidad de vida para el norte de la ciudad.

De este modo, se pueden vislumbrar fácilmente los objetivos del Planetario desde sus inicios: uno de ellos es brindar un espacio lleno de fantasías, así como conocimiento en ciencia y tecnología, adquiriendo la importancia de existir y sentirse como espacio cultural, puesto que el parque le dio otra cara al sector y, sobre todo, la oportunidad de sentirse como el ámbito educativo para los ciudadanos.

Astronomía en el aire
De igual manera, los ciudadanos disfrutan noches despejadas para observar el cielo y entender sus misterios oscuros e infinitos, proyectados desde telescopios que captan la realidad de lo que existe en el espacio.

Éste es uno de los programas más exitosos, llamado “Astronomía en el aire” y es uno de los muchos proyectos que preparó la Dirección del Planetario, para todas las personas que visitan el parque y el recinto; Conectando con mayor vigor la necesidad de interactuar con el planetario, para conocer más de él y apropiarse de su magia.

Ésta es una de las múltiples oportunidades que se aprovechan en el sitio espacial, el lugar ofrece museos interactivos con conocimientos más terrenales e históricos; el origen de la Tierra se perpetúa desde su origen y seres vivientes, todo es un recorrido importante para el conocimiento de la humanidad. “Son importantes las nuevas atracciones interactivos porque ya no sólo disfrutan de las proyecciones habituales, sino también, del nuevo museo de animales prehistóricos con movimientos mecatrónicos, un túnel con imágenes del Big-Bang donde se resuelve la evolución del universo. Éste es un espacio que la gente debe aprovechar y esta renovación ha servido para acercar más a la ciudad e igualmente a la comunidad científica”, declara Diego León Cataño.

Las perspectivas para el futuro son muchas en el objetivo de terminar este proyecto en construcción. Una de ellas es ampliar la biblioteca con mejores herramientas de información e igualmente tecnológicas y, desde este ámbito relacionarlas, con talleres creativos a nivel espacial. “Para el próximo año tendremos listas otras dos salas interactivos, un cine en tercera dimensión y, de igual manera, como proyecto habrá eventos enfocados en coloquios, simposios y conferencias con científicos profesionales. Tratando así de llevar un planetario del nivel de otros planetarios reconocidos en la astronomía”, sentencia el director Gabriel Jaime Gómez.


DE INTERÉS ACTUALIDAD REPORTAJE ANÁLISIS SALÓN DE LOS ESPEJOS CRÓNICA KRONOS PERFIL EDITORIAL INFORME ESPECIAL CÁTEDRA PORTADA CONTEMPORANEO REALIZACIÓN