Ir a www.funlam.edu.co
Ir al Portal FUNLAM

Términos de uso


Ediciones: 2 | 3 | 4 |5 | 6 | 8

LA GENERACIÓN ARROBA

Por: Alonso Quiroz Montoya

“Los estilos juveniles emergentes en este cambio de milenio, más que en las fronteras
enfatizan en los paisajes, más que en las jerarquías remarcan las
hibridaciones, y más que
las posiciones resalran las conexiones”
Carles feixa

“Hasta que el correo electrónico lo convirtió en el icono de la era digital, el símbolo @ era una tecla olvidada en el teclado. Había tenido, siglos atrás, su primera época de gloria: abreviaba la palabra latina "ad", que significa "a" o "sobre". En la Edad Media los escribas europeos lo utilizaban para unir palabras. Luego fue una medida de peso, pero cayó en desuso. En septiembre de 1971 Ray Tomlinson la rescató convirtiéndola en un símbolo imprescindible en Internet” (http://www.udec.cl/~dbaeza/anexos.html).

Con la aparición de la Internet han surgido cuestionamientos acerca de utilizar un vocablo para designar la generación actual, debido a que es evidente que un cambio de siglo origina un cambio de ideas y de formas de vida, y estas últimas se concretan en un nuevo medio de comunicación. Con el fin de acercarse a un concepto de “nueva generación”, se han escuchado nombres como generación en red, sociedad digital, generación homo digitalis (éste último utilizado por José B. Terceiro), aunque sin llegar a un consenso.

En efecto, la simpatía de los jóvenes con esta revolución tecnológica y comunicativa ha generado grandes cambios socio-culturales, que se reflejan en su entorno; como consecuencia, es probable que se esté viviendo una nueva era con un individuo que posee una ambigüedad ideológica intervenida por los mass media. Esa ambigüedad ideológica y la indecisión vital de muchos jóvenes es posible que siempre se hayan encasillado en nombres de generaciones que recopilaban los deseos, costumbres y “arrebatos de cada época”.

Por ejemplo, la última generación del siglo XX fue bautizada con el término “generación X” por el escritor norteamericano Douglas Coupland, para sugerir compactar la estructura socio-cultural de los jóvenes y los referentes que los identificaban.
Al buscar el nombre de la nueva generación para ubicar al joven de hoy, es necesario aclarar que el hombre de la actualidad ha acumulado muchos conocimientos culturales, tecnológicos y científicos, lo que ayuda a perfilarlo dentro de un ambiente donde “la extensión y comprensión del sistema de conocimiento de un universo más mecanizado”, como lo afirma Dominique Wolton en su libro Sobrevivir a Internet, hace más necesario la experiencia.

De este modo, la “nueva generación” demuestra tanto “el acceso universal a las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación” como “el rompimiento de las fronteras tradicionales entre los sexos y los géneros” (Revista Nómadas # 13), permitiendo que en el proceso de globalización cultural, y compactando todo esto en Internet, se pueda encontrar “la Era digital”, y en ella la juventud como “generación @” , tal como lo propone Carles Feixa en esta misma revista.

Vale decir -en particular para los jóvenes- que el ciberespacio, por un lado, obliga a la creación de vocabularios que se sustenten en universos simbólicos paralelos al mundo virtual y a las nuevas tecnologías y, por el otro, ofrece oportunidades de satisfacción para las necesidades expresivas, las cuales se materializan al utilizar la @ como parte de un reconocimiento, nombre o identidad en la Red. Este caso se puede ejemplificar con las conversaciones en salas de “Chats”, donde el uso de iconos o imágenes (caritas felices, enojadas, sonriendo, el guiño, y otros) sustituye algunas palabras y crea un nuevo lenguaje de símbolos que sólo en el ciberespacio toman una connotación más fácil de entender por los “inquilinos” de la era digital.

Génesis de la nueva gener@ción

En 1971, en Massachusetts (EEUU),
Roy Tomlinson (ingeniero emprendedor de ARPANET de la compañía BBN Technologies), al tratar de solucionar un problema de interconexión de redes para su compañía de trabajo, descubrió que podía enviar mensajes de texto y ficheros a cualquier computadora en el mundo interconectada a la red.

“El primer mensaje de texto que envió Tomlinson llegó a una computadora a pocos centímetros del emisor... y las primeras letras que tuvieron el honor de viajar por la red fueron “QWERTYUIOP”... ”, (www.unespacio.com), convirtiéndose en el primer e-mail del ciberespacio, y la primera dirección electrónica de la historia fue Tomlinson@bbn-tenexa.

De esta manera, aparece, con la propagación de la Internet, un nuevo formato de comunicación llamado e-mail o correo electrónico, reforzando el sueño utópico de un mundo sin fronteras con el factor tiempo a favor. El e-mail se ha convertido en una herramienta imprescindible para los dueños de la “generación @” por ser uno de los sistemas de comunicación de la red, bien sea por su rapidez, interacción y eficacia para enviar y recibir información o bien, por despertar la sensibilidad del “joven @” en las letras del “otro”.

Futuro de la generacion @

Además de tener connotaciones informáticas, identifica una nueva generación y un nuevo estilo de vida por su universalidad y la afinidad que simbólicamente posee con cada individuo internáuta. Posiblemente el joven de la generación @ crea que todo va a cambiar con Internet, debido al impacto tecnológico que revive y penetra más en él cada vez que tiene un viaje por las autopistas cibernéticas, y a que tecnologías como la radio y la televisión, separadas del ciberespacio, toman un aire de antigüedad. Además, la experiencia que la educación, los servicios y el ocio virtual dejan en la vida del internáuta pueden crear en él la certeza de que la tecnología marcha a la par con la innovación.

Luego de conocer cómo las industrias culturales han alcanzado dimensiones inesperadas, al punto de dar comienzo a una nueva generación, a una nueva era, es necesario reflexionar sobre cómo absorber la información extraída de Internet, sin caer en el consumismo y en la aventura tecnológica y sin dejar de revisar lo que verdaderamente debería tener sentido para cada “joven @”: "el contenido", que en otra perspectiva, serían los puntos de convergencia entre la tecnología y la comunicación ligados a las actividades humanas y al bienestar social.

En última instancia, la generación @ -a la que el desprevenido lector de este artículo pertenece- es la encargada de cumplir el reto de escribir su propia historia, traspasando fronteras geográficas e imponiendo nuevas bases de solidaridad y estilos de vida ante los individuos. Así mismo, debe hacer de la red un “lugar” donde el “joven @” esté señalando un camino , familiarizando y humanizando todo lo vivido en ella, y, por medio de la creatividad y un pensamiento humanista e innovador, pueda cruzar los países, las lenguas y las clases sociales, haciendo de la comunicación un instrumento “para ayudar a los hombres a vivir juntos en sociedades brillantes” (Oliver Jay).


DE INTERÉS ACTUALIDAD REPORTAJE ANÁLISIS SALÓN DE LOS ESPEJOS CRÓNICA KRONOS PERFIL DEBATE INFORME INFORME ESPECIAL CÁTEDRA PARA PENSAR CONTEMPORANEO REALIZACIÓN