Ir a www.funlam.edu.co
Ir al Portal FUNLAM

Términos de uso


Ediciones: 2 | 3 | 4 |5 | 6 | 8

EL MECÁNICO DE MUJERES Y EL CIRUJANO DE AUTOS

Por: Alejandro Agudelo

La similitud que tienen algunas mujeres con los autos es enorme, tanto así, que ahora ellas tienden a parecerse a estas hermosas máquinas. ¿Cómo así? Así es, actualmente y desde hace alguno años existe un punto de convergencia entre las partes externas ( piel y lata) de estas dos especies, y es precisamente en que ambos se pueden “engallar”.

Observando varios afiches en algunos centros automotores y fotografías de revistas se puede notar, de forma directa, cómo un “gran auto” siempre está acompañado por una “gran mujer”. La mujer exhibe el auto y el auto exhibe la mujer. Lo que voy a mostrar a continuación no es una diatriba machista que trate de atentar contra la fulgurante figura de la mujer, sino, más bien, visualizar desde otra óptica el fenómeno.

Gracias a los avances tecnológicos en el ámbito de la estética, el género femenino puede acceder ahora a unos “gallitos” que les va a permitir hipertrofiar su ego. Algo parecido ocurre en el ámbito automotriz, pues con frecuencia se busca embellecer las formas externas de las líneas de los autos para darles una apariencia acorde a la estética de moda.

Hasta aquí todo va bien, pero como todo no es de color rosa y nada de aquello es gratis, existe un popular dicho que dice “no hay mujeres feas sino pobres”. Lo mismo pasa con los autos “no hay carros feos sino dueños pobres”. Definitivamente se necesita dinero para inyectar un “toque”, o un “retoque”, de belleza a las curvas de nuestros ensamblados amigos. Por esto, y si se tiene el capital suficiente para invertirle a la vanidad, es necesario mostrar las posibilidades que se tienen a la hora del cambio.

El médico Carlos Alberto Calle, cirujano plástico del Hospital General de Medellín, nos comentó de los “gallos” más requeridos por el género femenino, y nos encontramos con que la mayor demanda por estos tiempos son, lo que llamaremos, “los bompers”, tanto traseros como delanteros. Esto es, en un lenguaje médico, la mamoplastia, aumento o disminución del busto para una excelente delantera, o si bien, lo que se necesita es mejorar únicamente la firmeza del pecho, más no introducir implantes, se puede realizar una mastopexia (levantamiento de las mamas). Y para la parte trasera (o bomper trasero) existe la glúteoplastia que es la colocación de una prótesis de silicona en un bolsillo muscular entre el glúteo mayor, glúteo menor y el glúteo piriforme.

Igual que la parte frontal de la mujer, el auto también tiene la posibilidad de armase de lujos en su parte posterior; para esto el ingeniero automotriz, Camilo Pava, recomienda un bomper de fibra de vidrio y un alerón inferior con el fin de darle más presencia al vehículo. Para la parte trasera, en cambio, se tiene la opción de hacerle al carro un levantamiento en las hojas de los amortiguadores, es decir subirle la cola levemente para darle un corte más aerodinámico, lindo. Además, también se le puede incorporar un bomper trasero, igual que el delantero, con otro alerón inferior para no perder el corte y la simetría. Por último se le puede añadir un spoilet, un alerón que se le instala en la lata de la maleta para hacerlo ver como un verdadero bólido.

Continuando con el frente femenino, pero esta vez no con lo que se refiere a los parachoques, sino más bien con la expresión, con la cara y no con el sello. El “ingeniero” Calle propone otros gallitos quirúrgicos también con gran demanda, estos son: la rinoplastia (cirugía plástica en la nariz), la otoplastia (cirugía plástica en las orejas), la frontoplastia que corrige las arrugas de la frente o la ritidoplastia que también corrige las arrugas pero en la parte del rostro. Igualmente se encuentra la cervicoplastia que se encarga de corregir las arrugas en la zona del cuello; y si con todo esto no hay satisfacción, se recomienda la blefaroplastia, encargada del levantamiento de los párpados. Además nos encontramos con la mentoplastia para la disminución o aumento el mentón. Mejor dicho, he aquí el kit completo para una impactante primera impresión.

Paralelamente a estos implantes el cirujano automotor Pava, indica que una parte muy importante del tren delantero son las famosas luces exploradoras, adaptadas a muchos autos para dar una mejor impresión sobre todo en la noche, cuando en realidad se necesitan, permitiendo una mejor visibilidad durante los momentos de neblina. Igualmente, por estos tiempos está muy de moda otro tipo de luces llamadas halógenas, que hacen ver a la máquina como un verdadero estadio de fútbol, pues proyectan tanta luz como las estrellas de la farándula. Aún falta un elemento bastante requerido, que en vehículo bien engallado no puede faltar, es precisamente la polarización de los vidrios. Esto le da al carro un toque de elegancia y misterio, debido a que no se puede ver quien es el sujeto, o la sujeta, que está al mando de la cabrilla. Son las gafas permanentes de los automóviles y que en ocasiones están acompañadas por otra capa polarizada: las gafas de sol del piloto.

Dejando clara las posibilidades que se le pueden realizar a la parte frontal de ambos personajes, ahora continuamos con una zona bastante llamativa y la cual les permite avanzar: las piernas, lógicamente referente a la mujer, y las llantas en el caso de la máquina. El “doctor” Calle explica que los implantes con un material llamado aloplásticos son los más recomendados para las pantorrillas, debido a que corrigen las deformidades en el contorno de la pierna. Algo similar pasa con los autos, aunque estos no necesitan implantes sino un cambio total de la llanta. Las más apetecidas, para los que no les gusta pasar desapercibido, son las llamativas “llantas balón”. Este estilo de llantas permite ver imponentes, tanto al auto como a quien lo maneja, debido al ancho del diseño. Pero esto no es nada, si todavía desea hacerse notar más se le puede agregar unos brillantes rines de lujo que encajan a la perfección con las llantas.

Para darle una pincelada final a todo este proceso de engallado es necesario rematar con una impactante pintura que dé cromatismo y contorno. Para aquello es esencial contar con un color apropiado que realce el trabajo ya hecho. Lo primero que necesitamos es una buena pistola para rociar la pintura, en el caso del auto. En el caso de la mujer existe un aparato, muy nuevo por cierto, llamado aerógrafo que cumple la misma función de la pistola. Por último, y si se quiere terminar con broche de oro, se le puede pegar, encima de la pintura, una calcomanía o un tatuaje para dejar plasmado una marca de marca- que identifique la calidad del trabajo, algo así como: Speed, Racing Factory, Diesel, Americanino, Camilo y Natalia, etc.

Ahora bien, tenga mucho cuidado al momento de engallar, ya sea el carro o la mujer, porque puede confundirse y ponerle silicona al auto y metal a la mujer.


DE INTERÉS ACTUALIDAD REPORTAJE ANÁLISIS SALÓN DE LOS ESPEJOS CRÓNICA KRONOS PERFIL DEBATE INFORME INFORME ESPECIAL CÁTEDRA PARA PENSAR CONTEMPORANEO REALIZACIÓN