Ir a www.funlam.edu.co
Ir al Portal FUNLAM

Términos de uso


Ediciones: 2 | 3 | 4 |5 | 6 | 8

-SALÓN DE LOS ESPEJOS-

Luego de recorrer todos los senderos posibles, recoger tantas amarguras y felicidades, ahora se sienta a la puerta de la vida para esperar la realización de un sueño que le transporte al paraíso de los abrazos y las sonrisas. ( AVL)

NEGOCIO QUE DEJA TRISTEZAS

Por: Jorge Mario Zuluaga

-¿Quién? ¡Ah lucho, el morenito zarquito, que se mantiene parcha`o en la esquina! – Inmediatamente fui a ver si lo encontraba; allí estaba, una pequeña y escuálida figura de color canela y ojos como de gato, que al mirar daban temor, un hombre que con una peculiar delicadeza en sus dedos tomaba un cigarrillo de marihuana. En ese momento se acerca Danilo, un muchacho del barrio: - ¡ hey Lucho! ¿ Qué me vale un “chocolatudo”? es que estoy más “amurado” que un putas y quiero probar finura con esa vuelta-
-¡ Ah! eso pa usted vale $1.500... batato y del elegante, ¿ o no?... usted sabe cono es la vuelta conmigo -dice Lucho.
-“ sisas”, viejito, yo sé, todo lo suyo es de lo fino- responde Danilo.

Al instante, Lucho saca un paquetito de su bolsillo derecho, de este saca un “ bareto” de color café, muy oloroso, como a chocolate y tan agradable que provocaba morder, lo entrega mano a mano por las tres monedas de $500 que tiene Danilo - ¡ huuuy “Parcero mirá que “ chimbita” de niña güevón”! – le dica Danilo a Lucho mientras enciende el cigarro. Danilo aspira el “bareto” con gran fuerza como si fuese a consumirlo de una sola vez, y mientras mira a la muchacha, suelta una gran bocanada de humo que invade la esquina y la ambienta con ese olor dulce y agradable, mientras lanza piropos ruines y obscenos a la muchacha, la cual parece desfilar internándose en el humo del cigarro como un hada en un bosque nublado.

-¡ eh ave maría mi amor, que nalguita tan rica yo si le huelo un pedito!-

- ¡ah! Que “chanda” sos vos ¿no? Respetá la niña “home” mirá ese humero “gonorrea” ¡ ah! – dece Lucho mientras se va alejando de Danilo, luego de cruzar la calle, lucho se instala en la otra esquina junto al semáforo para no dar mucha “papaya” ni “ banderiarse” con Danilo y ademas esperar a los del carrito azul; Lucho se devuelve a la esquina donde estaba Danilo y dice: - ¡ehh! Que “chandas” estos “ gomelitos”, nada que vienen, ¿ será que me van a dejar “encartado” con todo este polvo?- En ese instante pasan caminando dos muchachos con gorras y zapatos deportivos tan exuberantes y vistos, que parecían apoyados como en naves espaciales a punto de despegar.

Lucho les dice: - ¡ hey! Parceros, “armaos”, “ chocolatudo”, “rueditas”, lo que sea, consigo lo que sea. – los muchachos siguieron de largo y Lucho comenzó a desesperarse, ya eran las 8:00 P.M. y no ha vendido ni siquiera un “ cuero” para envolver marihuana.

Lucho, en medio de su ansiedad y desespero se va para la tienda de doña Luz, en la otra cuadra, y pide una cerveza; la bebe como si se la fueran a quitar y pide otra, la comienza a beber y entonces llega Danilo:

- ¡Lucho!, ¡ Lucho! ¡ ahh estas tomando “polita”! – sisas , pero suave, pida la suya que todo bien. – dice Lucho.
- ¡ Mi Dios le page, parcero!... ¡ hey! Sabe qué, “parcero”, los “gomelos” del coche azul los estan buscando pa´ lo de siempre- comenta Danilo.

Lucho se pone de pie con rapidez y dice: - Todo bien, pida lo que quiera, ya vengo, voy a atender la clientela.-

Lucho, ansioso, llega hasta el semáforo y encuentra el auto azul, un renault 9 modelo 98 con vidrios ahumados y arriba- yo creí que no venían, creí que me iban a “embalar” con esta mierda;
- en ese momento se abren las puertas del auto de manera violenta y descienden con rapidez una gente del DAS y los dos muchachos de gorras y tenis vistosos, con armas que apuntaban a lucho mientras le gritaban: ¡Eso! Porquería, hijueputa, así te queríamos ver malparido. – Lucho, sorprendido y pálido, era golpeado y esposado por los agentes; en ese instante llega Danilo e inesperadamente descarga una ráfaga de seis tiros de revolver sin acertar a ninguno de los agentes, de pronto aparece una motocicleta DT –200 con dos agentes más, el parrillero sin dudarlo, dispara dos veces una pistola automática y las balas impactan la mano derecha y la sien del mismo lado del cuerpo de Danilo; éste cae al suelo muerto ante la atónita mirada de Lucho quien se lamentaba con lágrimas y gritos por lo sucedido.

Luego de tal acontecimiento y un corto periodo de tiempo en la cárcel, Lucho volvió y con lágrimas en sus ojos me dijo: - Sabe que mi niño, hasta por culpa mía mataron al parcero... Hasta por esta porquería que vendo pasó lo que pasó, pero un hijueputa bruto como yo ¡ja! Que más voy a hacer... ¿ va a comprar o qué?


INICIO DE INTERÉS ACTUALIDAD REPORTAJE ANÁLISIS SALÓN DE LOS ESPEJOS CRÓNICA DEBATE INFORME ESPECIAL ENTREVISTA DEPORTES REALIZACIÓN