Bendito sueño

Cuando ganar se convirtió en un acto común, Luis Alfonso sintió que estaba listo para cosas más grandes, para mayores retos y para levantar trofeos más pesados. «Los otros jugadores buenos se quedaron en el camino y yo me sentía el mejor», dice cuando le pregunto por sus condiciones como futbolista mientras crecía. Sin embargo, nunca abandonó la escuela, como

Leer más...