Graduado amigoniano

Publicado por Webmaster el 1/6/2016 (987 lecturas)
GRADUADO AMIGONIANO COMPROMETIDO CON LA REALIDAD SOCIAL DE LA REGIÓN MANIZALITA

2.jpg
 

Hace parte de los 21 candidatos postulados al Caldense del año.

El año pasado fue postulado al Premio Nacional de Paz y al galardón El Colombiano Ejemplar.

Luis Felipe López López, graduado del programa de Administración de Empresas de la Funlam, sede Manizales, se ha destacado en la región por sus proyectos de impacto social, cuyo trabajo lo ha centrado en campañas solidarias en sectores marginados, acompañamiento al habitante de calle, ayuda a la comunidad discapacitada y al albergue para animales sin hogar.

SU VIDA

3.jpg

Luis Felipe, hijo de Silvio López Montes y Gladys López Ospina, nació en Bogotá el 25 de enero de 1.982, a muy temprana edad fue trasladado a Manizales, ciudad en la que fue registrado, criado, educado en valores y como el mismo lo ha dicho, en dos instituciones que llegaron a su vida en el momento preciso: la Academia Militar General Custodio García Rovira y la Fundación Universitaria Luis Amigó.

Manizales es la ciudad en la cual se ha hecho hombre, ciudadano ejemplar y líder integral, que con su larga experiencia ha movido masas y ha dejado una profunda huella en cada una de las acciones que ha realizado.

Los habitantes de calle, los vendedores ambulantes, las personas con algún tipo de discapacidad física o mental, y todos los grupos mal llamados minorías, han sentido su voz de aliento, su consejo y su apoyo incondicional.

Su mayor premio es la sonrisa que se dibuja en las personas que ayuda; quienes lo conocen, son testigos de su ardua y desmedida labor y dan fe de que líderes como él, pocos, que calladamente o casi en el anonimato, cumplen su labor sirviendo infatigablemente al prójimo.

MULTIFACÉTICO

Es hiperactivo, simplemente no se queda “quieto”: “canta”, ha representado a Manizales y a Caldas en varios concursos; “baila”, desde muy temprana edad tuvo afinidad por la danza; “actúa”, perteneció a varios grupos de teatro; “escribe”, desde que estaba en primaria logró reconocimiento por la profundidad con que abarcaba de manera escrita diversos temas; compone canciones, dibuja, pinta, inventa; está permanentemente innovando, creando, fantaseando con un mundo mejor.

LA ENTREVISTA

4.jpg

Asi nos cuenta cómo ha sido su trasegar en un mundo en el que trabajar por los demás, ha sido su mayor satisfacción.

¿Por qué razón se ha vinculado a proyectos que involucran la convivencia y la paz en la región?

Cuando nos referimos a temas de convivencia y paz, automáticamente direcciono esta situación a la falta de liderazgo participativo. En Colombia a diario oímos hablar de territorialidad, normativas y derechos, pero muy poco hacemos énfasis en los deberes y un deber ciudadano de alta gama es la participación. Desde que era un niño he tenido mucha suerte al poder hacer parte de múltiples grupos, los cuales me han permitido interactuar de manera adecuada aportando ideas y facilitando procesos; creo que todos los seres humanos en determinado momento nos convertimos en eslabones, que estando sueltos no podemos hacer mucho, pero si buscamos alianzas estratégicas, podemos transformarnos en un colectivo social. Hace mucho tiempo un gran consejero al cual recuerdo con mucho cariño y agradecimiento, me decía “Felipe no podemos esperar a que el mundo comience a cambiar, debemos ser nosotros quienes, demos el primer paso y traer consigo a quienes quieran acompañarnos en este caminar”. Seguí el consejo me aventuré y llevo 20 años dedicado a servir en actividades de toda índole.

¿Qué significa trabajar por la comunidad?

Trabajar por lo social y en lo social, se convierte en mi razón de ser y en el proyecto que quiero desarrollar en mi vida. Aportando a cada situación o problemática específica, podremos iniciar un proceso de cambio que garantice derechos y equidad social.

¿Cómo ha contribuido la formación impartida en la Luis Amigó para adelantar proyectos de corte social?

Cuando decidí iniciar mis estudios profesionales, tuve muy claro que debía ser Administrador de Empresas, tuve la oportunidad de observar con detenimiento muchos pensum de universidades de la región y otros departamentos. Cuando llegó a mis manos el documento informativo de la Luis Amigó tuve una conexión casi inmediata con los contenidos humanos y sociales que tendría. Después de presentar la entrevista y quedar admitido, pude percibir las calidades humanas de sus funcionarios y del personal docente. Allí la conexión fue completa estaba en el lugar indicado, en el momento indicado. Pude replantear mis fundamentaciones sociales, con las teorías impartidas por la academia; la misión y la visión de la Institución, parecían elaboradas para mí; el carisma y talante amigoniano, se percibía a cada momento; tuve el honor, el privilegio y el gusto de crear y liderar por un tiempo un grupo de líderes, donde proyectamos la Universidad… Toda la magia y el éxtasis lo viví a plenitud, cuando al momento de elegir mí práctica profesional, me incliné por la de tipo social, allí se logró vivenciar y proyectar a la comunidad todo el cúmulo de conocimientos que se adquirieron en el proceso de formación profesional. Fue una experiencia única que consolidó mi interés por trabajar en comunidades.

¿Cómo visiona su futuro profesional?

Mi meta es terminar la especialización en Gerencia Social; de la misma forma quiero continuar con mis estudios en Administración Pública y potencializar todo el saber para llevar mi experiencia de liderazgo social a otras esferas académicas. Hace un tiempo me ronda por la cabeza la idea de ser un muy buen funcionario: me gustaría mucho ser alcalde de Manizales, estoy trabajando en ello para hacer una aparición interesante con propuestas innovadoras, juveniles y por obvias razones con un impacto social sin precedentes en el historial de la ciudad.

¿Cómo involucrar a la juventud en este tipo de iniciativas que trabajan por la comunidad?

Solo se necesita hacer énfasis en la vocación de servicio y desde cualquiera de los campos del conocimiento y el saber aportar su granito de arena, para ir satisfaciendo poco a poco las necesidades en un trabajo social especifico. Las nuevas generaciones, cansadas de lo mismo, han incursionado de manera general en todos los campos sociales, activismo y defensores de derechos humanos y situaciones que generan vulnerabilidad en las personas… El cambio está en ti, y recuerda que no debes esperar a que el mundo cambie por sí solo, debes unirte a la causa y ayudarlo a cambiar. Dale un poco de tu vida al espacio que por años has disfrutado.