Cooperación Institucional y Relaciones Internacionales

Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo
Publicado por Webmaster el 31/7/2017 (201 lecturas)

Felipe Tobón Hoyos

Coordinador Ejecutivo de la ONG Fundación Amigó en España (www.fundacionamigo.org)

Egresado del programa de Psicología de la Universidad Católica Luis Amigó
 
Hay muchas cosas que no he sido, y que en algún momento soñé ser. Pero hay una que sí. A mis 19 años mientras estaba en una convivencia de jóvenes en un lugar cercano a Medellín, lanzaron varias preguntas, y una de ellas quedó retumbando en mi cabeza: “¿qué quieres estar haciendo dentro de 10 años?”. Pensar en lo que iba a estar haciendo una década después me parecía exagerado, era mucho tiempo en aquel momento, pero me tomé en serio el reto y espontáneamente respondí aquello que sentí en mi estómago y en mi pecho: “quiero trabajar en proyectos sociales e internacionales”. Una década después comprendí que en ese momento había tomado una decisión vital sin haber sido muy consciente de ello en aquel entonces, pero que explicaría las decisiones que fui tomando en los años posteriores. Pocos meses después ingresé al programa de psicología de la FUNLAM en el primer grupo de estudiantes que hubo. De lo recibido durante la carrera aproveché lo que más me apasionaba de la psicología, la psicología social y el psicoanálisis. Y también de la sociología, la antropología, la pedagogía y la literatura.

Una vez graduado acepté con entusiasmo una sencilla oferta de trabajo en otra universidad y ese mismo año fui invitado a formar parte del Laboratorio Universitarios de Estudios Sociales, un grupo de investigación de la FUNLAM, para participar en una investigación sobre el desplazamiento forzado por la violencia en Colombia, financiada por la Federación Internacional de Universidades Católicas – FIUC-, y que hacía parte de un megaproyecto que se realizaba, creo que en 5 países, para comprender las movilidades humanas en América Latina. También aproveché ese año para realizar la Especialización en Docencia Investigativa Universitaria en la FUNLAM. Al concluir este posgrado recibí la invitación de la Facultad de Psicología para ser docente en el área de psicología social y además me involucré en dos proyectos de investigación, uno después de otro: el primero fue sobre la Carrera de las Niñas Soldado en Colombia y el segundo a cerca de El Suicidio en la Adolescencia. Con este último proyecto nuestro equipo de investigadores recibió el premio de la Alcaldía de Medellín a la “Investigación de Mayor Impacto del año 2010” y también el “Premio Nacional de Psicología” en 2011.

Mi actividad docente e investigadora la compaginé siendo el Coordinador General del “Proyecto Corazón: opciones para la inclusión”, un proyecto de cooperación internacional financiado por la Comunidad de Madrid, respaldado por la Fundación Amigó de España y ejecutado por la FUNLAM. Trabajamos intensamente con un equipo lleno de vida y esperanza, dotado de cualidades profesionales que me siguen impresionando, con el que tuvimos la oportunidad de formar un escenario constructivo para contribuir a una alternativa de convivencia creativa y pacífica con cientos de niños y niñas de la Comuna 8 de Medellín, desde la Sierra hasta Villatina.

Los viajes por placer o por cambio de residencia a causa de los trabajos de mi papá, y la lectura de cuentos y novelas en las que caí preso durante muchas tardes, alimentaron en mí el deseo de conocer otros mundos. Este deseo lo satisfacía con gran placer yendo a los pueblos y caminando las ciudades y especialmente por Medellín; por las diferentes ciudades que es Medellín.

Las ganas de los primeros años como profesional y las personas que había conocido desde mi adolescencia, españoles o colombianos que había vivido en España, me llevaron a tomar la decisión de continuar mis estudios en Psicología Social en este país, para conocer otras referencias, otros tonos y otras sensibilidades. Fui aceptado en el doctorado en Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid, en donde pude conocer y conversar amablemente con autores que había leído y de quienes pude aprender el enigmático y a la vez esclarecedor punto de vista de la psicología social con respecto a los seres humanos y la sociedad. En 2008 vine a España para vivir dos años, el tiempo que tomaría la primera parte del doctorado. Llevo 9 años por dos causas afortunadas: una oferta de trabajo retadora y la conexión cultural con este país y este continente. Ambas causas me han dado la alegría de vivir alimentándome de nuevos aires sin renunciar a mis raíces.

Desde hace 7 años trabajo como Coordinador Ejecutivo de la Fundación Amigó, organización no gubernamental presente en España, Costa de Marfil y Polonia, además colaboramos con proyectos en América Latina, África, Asia y otros países de Europa. Cada año trabajamos con más de 17.000 personas y la mayoría de ellas están en España, en donde tenemos una amplia presencia geográfica y diversidad de programas que nacen de la profunda de hacer posible que niños, niñas, jóvenes y familias en riesgo de exclusión social puedan tener una vida mejor en una sociedad solidaria y en igualdad de oportunidades. Recientemente obtuvimos el premio a la Innovación Social de la Asociación Española de Fundaciones como reconocimiento por nuestras propuestas de intervención, caracterizadas por la pertinencia social, por la innovación y la eficacia de nuestra metodología de intervención, cuyos pilares se asientan principalmente en la Pedagogía Amigoniana.

Como Coordinador Ejecutivo soy el responsable de gestión estratégica de la Fundación y la coordinación del equipo de la Sede Central, en donde se encuentran los servicios generales encargados de orientar la gestión y prestar apoyo a los más de 70 proyectos de intervención socioeducativa y psicosocial que están en marcha cada año. Me dedico a promover la reflexión sobre el futuro de la Fundación y la implementación de soluciones que faciliten la gestión eficaz, asimismo a coordinar las decisiones del Comité de Dirección y la Junta de Gobierno relacionadas con la gestión del conocimiento y la innovación, prospectiva y desarrollo de proyectos, el posicionamiento de nuestra entidad y la mejora del funcionamiento general. Todo esto en colaboración con un comprometido equipo de trabajo.

Aplacé el doctorado, pero en cambio avancé en otros conocimientos. Durante estos años finalicé el máster de Cooperación Internacional de la Universidad Pontifica de Comillas de Madrid, el posgrado en Dirección y Gestión de ONG de ESADE Business School, la maestría en Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid y diferentes formaciones que han me permitido profundizar en la planificación y gestión estratégica, la gestión colaborativa, la innovación social y la intervención social.

Sofía, mi profesora de prácticas de psicología en “la Luis Amigó” -o, como decíamos cariñosamente, en “la Lucho Parcero”-, y mi entrañable amiga, me dijo una que vez que un deseo decidido trae consigo una confabulación del universo. Lejos del esoterismo he constatado que conectamos con otros a través de nuestro deseo y estos encuentros son tan fuertes y decididos como lo que somos y deseamos ser. Sigo viajando y lo hago por la misma razón por la que leo un libro, estudio, investigo, inicio un proyecto nuevo, me encuentro con amigos, y la misma razón por la que amo. Lo hago porque salgo de mi mundo y me encuentro, mezcla de determinación y azar, con que el universo sigue conspirando. Así como toda persona que quiera escribir tiene que empezar a leer, y releer, toda persona que quiera viajar y conectar con otras geografías, tiene que empezar por cultivar el deseo innegociable de querer salir de su mundo, para enriquecerlo.