Cooperación Institucional y Relaciones Internacionales

Cooperacion Internacional > Experiencias > Una experiencia maravillosa
Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo
Publicado por Webmaster el 4/2/2016 (280 lecturas)

Una experiencia maravillosa

Laura Hidalgo
Universidad Nacional de la Plata - Argentina

Laura_Valeria.jpg

Desde el momento en que decidí irme de intercambio a otro país pasaron muchas cosas por mi mente ya que me daba miedo estar en un país donde no conocía a nadie, y sin creerlo  eso fue lo mejor de esta experiencia conocí a muchas personas que hicieron de mi estadía algo maravilloso.

Después de pensar mucho a que país ir decidí estudiar en Argentina por las excelentes referencias encontradas especialmente en la calidad de la educación y efectivamente así fue no solo en la educación sino también en la calidad de vida y trato hacia los extranjeros. Argentina posee una pluralidad étnica, social, cultural, gastronómica y climática.

Fue un crecimiento tanto personal como de conocimientos, la Universidad Nacional de la Plata, es la segunda mejor universidad de Argentina por la exigencia y la forma de trabajo que es totalmente diferente a la Colombiana  de allí la variedad de autores y formas de aprendizaje. La calidad de los docentes y el respeto y buen trato a las personas que de diferentes países llegamos para estudiar y trabajar allá.

Unos 300 estudiantes extranjeros llegaron este año a la Universidad Nacional de La Plata para realizar actividades académicas en las distintas Facultades de esta casa de estudios. Los jóvenes provenientes de Colombia, Chile, Uruguay, Francia, Paraguay, Bolivia, México, Brasil, Alemania, Japón, Bélgica y España llegaron a esta Universidad para concretar intercambios estudiantiles de grado y posgrado. En tanto, unos 30 estudiantes universitarios pertenecientes a distintas unidades académicas de la UNLP eligieron destinos fuera del país para desarrollar cursos cortos y perfeccionamientos en distintas disciplinas científicas.

Al bajarme del avión tuve la fortuna de encontrarme con amigos colombianos con quienes había tenido contacto anteriormente por internet, mientras llegamos al lugar que sería nuestra casa por estos meses, me contaron como era la cultura de este país, de apoco fui integrándola y haciéndola parte de mi vida diaria, desde tomar mate, hacer la siesta y aprender a tomar vino.