Cooperación Institucional y Relaciones Internacionales

Cooperacion Internacional > Experiencias > La Madre Patria alberga a estudiante amigoniano.
Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo
Publicado por Webmaster el 16/4/2015 (344 lecturas)

La Madre Patria alberga a estudiante amigoniano.

Walter Pérez
Universidad de Valencia - España

3.jpg

1.jpg

2.jpg

4.jpg

5.jpg

6.jpg


 La Universidad de Valencia será su casa académica durante este semestre.

Vive en la casa de la Comunidad de Religiosos Terciarios Capuchinos. Al frente está la estación del metro Godella, hace trasbordo al tranvía que lo deja al frente de la Facultad de Economía.

Jhon Walter Pérez Betancur, estudiante de Administración de Empresas de la Funlam, viene realizando intercambio académico en la Universidad de Valencia, España. Durante un semestre estará en este país ibérico aprovechando no solo la beca que le ofrece la Fundación Amigó, sino fortaleciendo su proyecto de vida con una experiencia que, sin duda alguna, cambiará su modo de ver el mundo.

Desde la distancia y con una mezcla de nostalgia y felicidad, nos describe lo grato de este capítulo que será parte de la historia de su vida.

"Atrás quedaron los estigmas, prejuicios y temores de salir de casa. Sin duda alguna, la actitud es la que abre o cierra puertas, ahora llegan propósitos, retos permanentes y recordar hasta donde hemos llegado y las metas nuevas para cumplir.

La ciudad

Valencia es una ciudad encantadora, de aquellas que demandan toda tu atención, sus calles representan el esfuerzo y entrega de hombres y mujeres que por muchos años, se han dedicado en hacer lo mejor cada día. El sistema integrado de transporte es admirable, te da las horas con un mínimo error de la llegada o salida de trenes, metro, tranvía y buses; las ciclorutas llegan hasta diversas partes de toda la ciudad, el tren conecta a la mayoría de ciudades de España y muchos países de la Unión Europea. El sistema ferroviario más antiguo del mundo, su desarrollo por tantos años es digno de admirar y replicar.

Valencia tiene las playas de nuestro hermoso Tayrona y San Andrés; el clima y partes de la arquitectura de la ciudad antigua de Cartagena; y las comarcas o pueblos cercanos se parecen a las calles de Santa Fe de Antioquia. Definitivamente cada territorio es único e inigualable en nuestro país como fuera de él.

Extraño las montañas de Antioquia, acá donde quiera que se mire el terreno es plano, casi perfecto. Ahora entiendo por qué mi amada Colombia y su biodiversidad y paisajes geográficos son tan apetecidos por los viajeros del mundo.

Las playas, los senderos peatonales, los lugares históricos, la gente, las costumbres, la comida, la música, las fiestas, los juegos pirotécnicos, los miles de extranjeros que ven en Valencia su lugar predilecto para estudiar, hacer negocios y pasar vacaciones, son sinónimo de riqueza cultural de España para el mundo. La Catedral de Santa María en el centro de Valencia, tardó 500 años en terminar su construcción, por ello tiene en su arquitectura diseños románicos, barroco y gótico; lo cual la convierte en patrimonio universal.

La Universidad

Valencia tiene una de las Universidades más antiguas de Europa: La Universitat d´ Valéncia. La Institución tiene tres enormes campus universitarios, desplegados por toda la ciudad, numerosos edificios con su nombre y una estructura con varias plantas dedicada solamente para la Investigación. Esta gran Universidad y la Fundación Universitaria Luis Amigó, tienen el convenio para que un estudiante como yo, pueda estudiar allí; soy consciente de los grandes esfuerzos de cooperación entre ambas universidades, pues tengo el privilegio de ser uno de 4.000 estudiantes que han llegado este semestre a realizar intercambios académicos; que contó, además,  con la bienvenida de la Alcaldesa Rita Barberá, lo que demuestra el compromiso gubernamental con la ciudad y el mundo.

Mi vivencia

Como paisa me siento orgulloso de estar en este país y que se me haya entregado la beca de la Fundación Amigó. Muchos de los estudiantes que están en intercambio, no tienen los beneficios de tener un lugar especial para hospedarse y todas las comodidades complementarias que ofrece este tipo de pasantías a la comunidad amigoniana.

Vivo en la casa de la Comunidad de Religiosos Terciarios Capuchinos, son personas muy amables y siempre dispuestas a colaborar, su trabajo con los jóvenes es maravillosa.

Al frente está la estación del metro Godella, luego hago trasbordo al tranvía y me deja al frente de la Facultad de Economía, ¿Qué más se puede pedir?

Todo hace un complemento perfecto. Valencia es una de esas ciudades que es difícil despedirse, ¡Permanecen amigos y grandes recuerdos para toda la vida! por esto y por todo: gracias Funlam, gracias por la gran vocación de servir de los Terciarios Capuchinos y el legado tan enorme que ha dejado Fray Luis Amigó en España y el mundo y que estudiantes como los de la Funlam podamos seguir soñando.