Cooperación Institucional y Relaciones Internacionales

Cooperacion Internacional > Experiencias > Experiencia de vida en España
Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo
Publicado por Webmaster el 24/1/2014 (798 lecturas)

Experiencia de vida en España

Marcela Villa
Universidad de Valencia - España

IMG_0773.JPG 

Estudiante Marcela Villa, en la Universidad de Valencia, España.

Cuando consulte con mi familia el deseo de complementar mis estudios superiores fuera del país, lo recibieron con gran sorpresa y angustia, como es normal, los padres se preocupan, su hija quería irse a un lugar ajeno y desconocido, un lugar a donde muchas personas van en busca de probar suerte y conseguir dinero ; para mi fortuna, no era el caso, empecé a informarlos sobre las grandes ventajas y posibilidades que  mi Universidad me brindaba para poder realizar el intercambio Académico, de las ventajas  que profesionalmente traería para mi carrera  y mi futuro laboral.

Diferentes opciones a las cuales ir ofrecía el intercambio académico, recuerdo como leía la pagina de internet en la OCRI y revisaba cada posibilidad de universidades en el mundo que tenían convenio con la Funlam, entre ellas las que mas me llamaban la atención: México, Chile, Italia, Venezuela, Argentina y España, estas dos ultimas tenían mi mayor opción, Argentina, con su universidad de la Plata, con un importante nivel académico, en un país del continente, muy atractivo por su cultura, de habla hispana, relativamente cerca a mi país y sin mucho tramite legal que reunir, la convertían en la opción mas acertada para mi; sin embargo, España fue una alternativa mas interesante para mi, pero a su vez  era la menos posible, empezando por los tramites legales, el solo pensar en ellos ya era tedioso; la lejanía de mi familia, seria muy preocupante para ellos, el donde vivir y como vivir, todo esto lo hacia menos posible.

Al asesorarme en la Ocri y expresar mi deseo de poder estar en España, pude darme cuenta que tenia una gran posibilidad de hacerlo posible, fue como me entere, que la fundación Universitaria Luis Amigó, tenia un importante convenio interinstitucional con la Fundación Amigó en Valencia- España, lugar donde se encontraba la universidad a la que quería asistir, y en cual, a través del otorgamiento de una Beca, podría obtener un alojamiento y alimentación, estando bajo la dirección de los Terciarios Capuchinos y durante el tiempo de duración del intercambio académico.

Finalmente, era la perfecta alternativa, no solo porque podría suplir costos,  si no también, por lo que significaba la tranquilidad de mi familia, al saber que podría estar en un lugar con esas características, y para mi, la gran experiencia que significaría convivir con estas personas; de este modo, a través de la persona encargada  de la oficina de Cooperación Interinstitucional y Relaciones Internacionales de la Funlam, iniciamos el tramite para poder adquirir dicha beca.


Pocos no fueron los días en que tardaron para dar respuesta a nuestra solicitud, pero finalmente, llego la gran respuesta que esperábamos y la cual hoy me permite ser portadora de esta gran experiencia de vida.

Al llegar a la colonia San Vicente Ferrer, lo primero que recibí fue la mano calurosa del director José Miguel dándome la bienvenida a lo que seria mi hogar los seis meses próximos , mi hogar, así lo he sentido desde el momento en que llegue, de cada persona que tiene algún vinculo con la colonia, he recibido gran afecto, amabilidad, apoyo, siempre al tanto de como me siento, de que necesito; Un lugar donde he tenido todas las comodidades posibles,  donde además he podido conocer de la gastronomía española y también compartirles nuestras recetas y sabores tradicionales.


Mi actual hogar,  porque puedo sentirme como en casa, rodeada de personas que se preocupan por mi, a quienes les importa como estoy, como me siento, personas de una inmensa calidad humana, donde su labor acompañada de  la formación de jóvenes en riesgo social, es también brindar bienestar, siendo participes del proceso de formación profesional de quienes buscamos aportar valor a nuestra carrera, para  así, lograr adquirir una importante diferenciación y desarrollo en el ámbito profesional.

Mi actual universidad, la Universidad de Valencia, ha sido también una gran experiencia, compartir e interactuar en el aula de clase y fuera de ella, con personas provenientes de culturas diferentes a la mía, de lugares como Alemania, Francia, Italia, Chile, México, Irlanda, Portugal, Japón,  donde la comunicación por poca que sea, siempre ha sido muy productiva y significativa, algunos a través del ingles poco hablado para mi caso y o tros a través de mi idioma; escuchar hablarlos, ir en el metro y escuchar a cada lado del mio personas comunicándose en diferentes idiomas, ha sido una experiencia muy grata.

En cuanto a los docentes, exigentes al impartir sus clases, pero muy flexibles con nuestra condición de extranjeros, ya que gran parte del numero de alumnos que integran su clase somos Erasmus (estudiantes extranjeros), la metodología de sus clases son muy similares a las nuestras, las aulas un poco diferentes,  en sus espacios, en la tecnología utilizada, pero no tanto a la nuestra como para pensar que estamos muy a trazados.

Valencia, la vida de ciudad, su arquitectura, su historia, sus paisajes, su gastronomía, sus costumbres, sus jergas, su gente, han sido atributos que han enriquecido en gran medida mi experiencia en el tiempo que llevo acá, la posibilidad de conocer ciudades y países cercanos, la facilidad de movilidad, las formas de comunicación con mi familia,  han permitido que sea una experiencia de vida única.

Cada vez más, las barreras entre países son menos, para aprender, trabajar, conocer, comunicarse, para vivir una experiencia que enriquezca nuestra existencia, para aprender a valorar mas aún a nuestras familias, seres queridos, amigos, nuestro país, nuestras costumbres, nuestras raíces, por esto y más, vale la pena arriesgarse a vivir nuevas experiencias, vale la pena cruzar fronteras, .