Cooperación Institucional y Relaciones Internacionales

Cooperacion Internacional > Experiencias > De Eslovenia a la Funlam
Mostrar este artículo en formato PDF Imprimir artículo Enviar artículo
Publicado por Visitante el 7/10/2011 (1133 lecturas)

De Eslovenia a la Funlam

Pavel Platovsek
Practicante de Eslovenia en la Funlam
 
   
 
   
 

Lleva 14 meses viajando como pasante y la experiencia va para rato.

C
on solo verlo se intuye que es foráneo. Rubio, de tez blanca, ojos profundos, mirada enigmática y una sonrisa tan tímida como encantadora. Parece introvertido, pero cuando entra en confianza, te conversa, se ríe y te charla con soltura.

Pavel Platovsek, oriundo de Eslovenia, país de Europa Central, el cual pertenecía a la antigua Yugoslavia, llegó hace poco a la Luis Amigó como pasante internacional.

Su recorrido histórico en el tema de las pasantías inició en España, allí con la dificultad propia de un extranjero, lidió con el idioma y una gastronomía tan extraña como placentera. El asunto le gustó. Conocer gente, nuevas culturas y fortalecer su nivel académico era un tema que le inquietó desde siempre y que fue haciendo realidad en un ambiente totalmente distinto al suyo; pero esa diversidad fue la que le permitió tener una mirada holística del mundo.

Y llegó a Colombia…
No importó la imagen desfavorable, que por desgracia, tiene nuestro país en el mundo; bastó con que unos amigos le recomendaran una tierra tan esperanzadora como el verde de sus campos; tan viva y alegre como sus fiestas; tan diversa y enigmática, que fácilmente puedes toparte con miles de acentos, paisajes cambiantes, sabores distintos y gente cálida y hospitalaria.

La Universidad de Manizales lo abrigó durante cuatro meses, ahora el turno es para la Luis Amigó, empotrada en tierra paisa, cuyo proyecto educativo fue vital para sentir que podía crecer académicamente en nuestro claustro universitario.

Terminó filosofía y psicología en Eslovenia, ahora como pasante profesional, modalidad que ofrece AIESEC, organización mundial dedicada a la asesoría, capacitación, viaje, intercambio, entre otros servicios a estudiantes y recién graduados de instituciones de educación superior, ha podido encontrar un espacio en el que ha aprendido a dominar varios idiomas y abrirse un mundo de posibilidades académicas y laborales.

Su labor en la Funlam
La pasantía profesional la llevará a cabo en la Ocri -Oficina de Cooperación Institucional y Relaciones Internacionales-, allí, bajo la dirección de Francedith Betancur, ayudará a gestionar los intercambios universitarios de los estudiantes amigonianos por tierras extranjeras, trabajará en la traducción del micro sitio web de la Ocri y dinamizará el lugar virtual con noticias propias del acontecer estudiantil.

Su estadía va para rato
Aunque añora a su país y a su familia, pues lleva casi 14 meses por fuera de su patria, a pesar de que los ha tenido "cerca" gracias a las bondades que ofrecen las nuevas tecnologías, estará una buena temporada en Colombia, fortaleciendo el idioma y creando una red de pasantes.

Poco a poco se ha encariñado de nuestra tierra, de su gente, de su gastronomía de su sabor latino. La arepa antioqueña ya se volvió cotidiana en sus viandas y aprender a bailar salsa será otro reto en su camino.