Está en
Inicio > 2019 > Fantasmagoría II – Capas, sangre y colmillos

Fantasmagoría II – Capas, sangre y colmillos

La Semana de la Comunicación, la Publicidad y el Diseño abrió un espacio para el cine de terror, con el conversatorio Fantasmagoría:Capas, Sangre y Colmillos, donde se realizó un recorrido por películas reconocidas del Conde Drácula, un personaje icónico tanto en la literatura como en el cine.

Foto tomada de la cuenta oficial de instagram de CinEncuadre

El evento dirigido por Cinencuadre Colectivo recopiló cerca de 20 fragmentos de películas inspiradas en el emblemático vampiro de Bram Stoker, presentando desde versiones reconocidas y galardonadas por industria cinematográfica como “Drácula” (1992) dirigida por Francis Ford Coppola, ganadora del Premio Óscar a mejor maquillaje, mejor diseño de  vestuario y mejor edición de sonido; hasta interpretaciones no tan conocidas de otros países como “El lago de Drácula” (1971), película japonesa que dio origen a las películas de horror en ese país u otra como “Vampiros en La Habana” (1985), una película animada que, además de celebrar la cultura cubana, es una crítica política al capitalismo y que en palabras de Andrés Hernández, presentador del conversatorio, “muestra cómo el gobierno es un Drácula que le chupa la sangre al pueblo”.

Foto por: Melissa Ceballos Rico
Andrés Hernández personificó a Drácula en la presentación del evento.
Andrés Hernández cuenta un poco acerca del proyecto CinEncuadre, y su trayectoria para participar en la Semana de la comunicación, publicidad y el diseño.

Además de ser un evento de la Semana de la Comunicación, la presentación de Capas, sangre y colmillos hace parte de la segunda edición de Fantasmagoría. Una muestra de cine fantástico y de terror que se realiza en la ciudad desde el año pasado, y que tiene como objetivo divulgar los distintos géneros que integran el terror.

Vea También: Imágenes interactivas, »Drácula a través de la historia»


Este año la muestra giró en torno al gótico, a través de un recorrido por películas situadas en castillos ruinosos, cementerios hechizados donde las escenografías siempre están en penumbras, jugando más con impresiones que con certezas, con contornos difuminados que ayudan a crear una sensación de irrealidad y un ambiente extraño. Qué mejor manera de rendirle homenaje al cine de género que con la celebración del gótico, subgénero que abrió las puertas para el horror en el cine.”



Así fue la programación de la muestra y los lugares de exhibición.

La muestra se desarrolló en diferentes espacios de la ciudad, entre el 31 de octubre y el 3 de noviembre, con charlas, talleres, proyecciones de más de veinte películas y un homenaje al director colombiano Jairo Pinilla, representante del cine de terror en el país.

Lea también:

El miedo en el cine colombiano

Top